Home » Noticias » La herencia del arquitecto Ricardo Legorreta

La herencia del arquitecto Ricardo Legorreta

La herencia del arquitecto Ricardo Legorreta

Entre los arquitectos más destacados de nuestro país, el nombre de Ricardo Legorreta es digno de mencionarse. No solamente por la calidad y pasión creativa característica de su trabajo, sino por la gran influencia que transmitió a colegas y alumnos alrededor del mundo.

Ricardo Legorreta Vilchis nació el 7 de mayo de 1931 en la CDMX y falleció el 30 de diciembre de 2011, a la edad de 80 años. Obtuvo la licenciatura en la carrera de Arquitectura por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); para después trabajar en el taller del afamado arquitecto José Villagarán García en los años sesentas.

El comienzo de un legado

En 1965, Ricardo fundó Legorreta Arquitectos (actualmente LEGORRETA®) junto con Noé Castro y Carlos Vargas Sr. con la finalidad de crear las mejores construcciones que cumplieran con los requerimientos de la sociedad; mientras contribuyera a una mejor eficiencia, funcionalidad y control de costos.

Estos requerimientos se transmitieron en sus edificaciones como el Hotel Camino Real en Polanco (e influyó en el estilo de la cadena hotelera), el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, el Papalote Museo del Niño en la CDMX, el Hotel Meliá Bilbao en España y el Fashion and Textile Museum en Londres, Inglaterra.

La obra de Legorreta se ha caracterizado por el uso de colores intensos, el manejo de las proporciones, la creación de espacios básicos y el determinante uso de elementos estructurales y arquitectónicos; utilizando pocos materiales y una escala monumental. Además de incorporar piezas artísticas de escultores y pintores mexicanos y extranjeros.

Edificio de Posgrado de la Facultad de Economía de la UNAMUn hombre y una leyenda

Recibió importantes reconocimientos nacionales e internacionales que alababan sus innovadores diseños de calidad. Entre estos galardones estaban el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes por parte del gobierno mexicano (1991); la Medalla de Oro, Bienal de Arquitectura Mexicana (1992) y el Premio Imperial de la Asociación de Arte de Japón (2011), por mencionar algunos.

En pocas palabras, su trabajo siempre se enfocó en el balance entre lo esencial y lo necesario; así como manifestar sus raíces y adaptarse al entorno cultural del lugar. Muchos colegas y admiradores de sus construcciones, lo consideran uno de los artistas más importantes de la década. Pues pudo siempre agregar ese estilo único que transmite paz, familiaridad y optimismo.

Su nombre se ha plasmado en libros de arquitectura contemporánea y diseño a nivel nacional e internacional; es una referencia y ejemplo a seguir para muchos arquitectos que desean plasmar su pasión por la vida y por su oficio.

Actualmente el despacho de Legorreta, dirigido por su hijo Víctor Legorreta y sus socios mantienen la filosofía de su fundador para que la arquitectura permita la creación de mejores ciudades en donde requieran sus servicios.

Dafne
EDITOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Más noticias